Blogia
Visión de túnel

JAVIER OLIVARES

Image Hosted by ImageShack.usPortada para la revista "Peonza".

I’m Javier Olivares, born in Madrid (Spain) in 1964. I’ve been working as comic book artist and professional illustrator since 1985.
As a comic book artist, I’ve worked for magazines such as “Madriz”, “Medios Revueltos” (“Jumbled Media”), “La Maleta” (“The Suitcase”), “Idiota y diminuto” (“Tiny Idiot”), or “Nosotros somos los muertos” (“We Are The Dead”). My works have also been compiled in monograph form such as “Estados Carenciales” (“State of Want”) and “La Caja Negra” (“The Black Box”), both of which were nominated for Best Album at the Salo Internacional del Comic de Barcelona.
I’ve developed also a steady career as children’s stories illustrator, an occupation I feel particularly happy with. My latest book in this field, “Los niÒos tontos” (“The Foolish Children”) was awarded as Valencian Best Book in 2001. I’ve worked also in illustrator capacities for many magazines, such as “El Pais” journal weekly supplement “El Pais de las Tentaciones”, the “Rolling Stone” spanish edition, or popular science magazine “QUO”.
I’ve worked as designer/director on four animated short pieces, two of them commissioned as screening introductions by the “Festival de Cine de Granada” (“Granada’s Film Festival”) with which I’ve been collaborating for the last two years.
Currently, I’m doing a comic book series for a children’s magazine, preparing a couple of book projects, an exhibition, and several children’s book for publication in Mexico and France.
And all of this notwithstanding, sometimes I find the time to go to the movies.

Image Hosted by ImageShack.usPortada para la revista "Tupataleta".

Image Hosted by ImageShack.usLa princesa y el topo.

Image Hosted by ImageShack.usLa princesa y el topo2.

Image Hosted by ImageShack.usLa princesa y el topo3.

Image Hosted by ImageShack.usLa princesa y el topo4.

Image Hosted by ImageShack.usLos niños tontos.

Image Hosted by ImageShack.usLos niños tontos.

Image Hosted by ImageShack.usEl País Semanal.

Image Hosted by ImageShack.usTentaciones.

Image Hosted by ImageShack.usSandman.

Image Hosted by ImageShack.usBono pierde sus gafas. Para Rolling Stone.

Image Hosted by ImageShack.usLa noche de Walpurgis.

Image Hosted by ImageShack.usPublicidad.

Image Hosted by ImageShack.usMisterio.

Image Hosted by ImageShack.usEl País Semanal2

Image Hosted by ImageShack.usTentaciones2

Image Hosted by ImageShack.usQuo.

Image Hosted by ImageShack.usTentaciones3.

Image Hosted by ImageShack.usQuo2.

Image Hosted by ImageShack.usLos niños tontos 3.

Image Hosted by ImageShack.usLos niños tontos 4.

Image Hosted by ImageShack.usLos niños tontos 5.

Javier Olivares, nacido en 1964, se dio a conocer al gran público a través de la revista Madriz pero antes llevaba varios años realizando ilustración. Compagina ambos campos también con la animación y la de escritor. Junto a Antonio Trashorras creó en 1994 el sello Malasombra. Ha pasado por las revistas Albanta, Angelitos Negros, BloKes, Boogie, El Maquinista, El Tebeo Veloz, Ganadería Trashumante, Gente Pequeña, Krazy Comics, Metal Hurlant y U entre otras muchas. En Granada su arte pudimos disfrutarlo dentro de las páginas de la revista universitaria El Fringidor. Glenat le ha publicado recientemente el álbum La Caja Negra que nos sirve como recopilatorio de su trabajo.
Por su estilo, marcado por su libertad tanto gráfica como temática, le ha llevado a ser un autor al margen de la parte más comercial del cómic. Hay que leer los Cuentos de la Estrella Legumbre, Tiempo Muerto o El Segador de tus casos. También ha participado en las obras colectivas La historia del Blues de Siniestro Total y Almanaque extraordinario Bardín Baila con la más fea.
DARIO ADANTI
Dario Adanti, nació en 1971 en Buenos Aires. Se vino a España tras publicar en Estados Unidos (The New York Times y PC Magazine) y Argentina. Aquí se dio a conocer con Calavera vuelve a casa y La ballena tatuada pero es ahora en que deja su humor en revistas como El Jueves y Dibus cuando se reconoce su valía. También hace ilustración en revistas y periódicos como El País de las Tentaciones, La Vanguardia, Más Libros o Nosotros somos los muertos. Junto con Barbara Perdiguera (que también ilustra), ha realizado varios cortos de animación como Vacalactica, Minas de cobre o La hora de Hombre Cacto. Es uno de los grandes autores que están renovando el humor en España desde las páginas de el Jueves.
Estos dos autores de reconocido prestigio dentro del cómic estuvieron en Granada con ocasión del 8º Festival Internacional de Jóvenes realizadores de Granada. Javier Olivares por estar en el Comité de selección de los cortos de animación a competición y Dario Adanti como Jurado Internacional en la Categoría de Animación. Por cierto, el premio en animación se lo llevó Hasta los Huesos una magnífica producción mexicana realizada en plastilina.Tuvimos una charla con ambos.

Dario, ¿Antes de venir a España publicó en Argentina?
Dario.- Sí, comencé en una revista que se llamaba Humor, que era una especie de Jueves argentino. Era una revista de humor político. Después también en otra que se llamaba Sexo Humor, donde tenía más libertad para hacer historieta. A continuación trabajé en Página 12 y Clarín donde dibujaba una tira. Clarín, aún siendo de la clase media, es el periódico más vendido en mi país porque tiene el clasificado (anuncios por palabras) más grande. A través de él muchas personas encuentran curro (trabajo). Además hacía un fanzine con unos amigos.

¿Cómo está el cómic en Argentina actualmente?
Antes sólo había dos revistas de las que he hablado antes. Además todo era de la misma editorial. Al cerrar ésta, ya sólo quedaba publicar en prensa. Actualmente la situación es la misma.

Aquí en España tampoco quedan ya revistas.
Javier.- Así es, se perdieron y cada uno tiene su teoría para explicar el por qué de esto. Para mí, es una cuestión complicada. No sólo depende de una razón sino de varias. El hecho es que los autores no publicamos. Por ello, no hay industria que pueda crear un público. Como no hay público no publicamos. Es la típica idea de la pescadilla que se muerde la cola. Necesitaríamos a alguien que rompiera este círculo cerrado.

¿Pero cómo?
Javier.- Creando un público. Un editor que sembrara las bases para los demás y él no beneficiarse. Sería a largo plazo, no con resultados el año próximo. Ninguno hoy por hoy estará dispuesto a ser una especie de mártil.
Dario.- Claro, haría falta un Berenguer de la primera época o un Toutain.
Javier.- Ahora no hay nadie.
Dario.- Pero por otro lado, hay numerosos autores que venden mucho y deberían entrar en una revista mensual.

Pero no sólo no hay revistas sino que se editan escasos álbumes de españoles. ¿Terminarán publicando en otros medios?
Dario.- En Argentina cuando empecé a publicar, la situación era la misma que ahora en España. La profesión la hice en un mercado igual que éste.
Javier.- Es mi mismo caso. No tengo sensación de haber perdido un mercado como le puede pasar a otros autores. Éstos además, de gran nivel, ves que publican en los mismos sitios que tú ahora. Así que debemos admitir que estructuralmente el mercado está así.

¿Ven soluciones a corto plazo?
Javier.- No. La siguiente generación seguirá igual. Esto nos lleva a pensar que hay grandes creadores (dibujantes, guionistas) sin mercado.
Dario. Es extraño (y triste). Cuando hablo con autores americanos tampoco publican en aceptables condiciones. O sea, la situación está generalizada. No cobran mucho los norteamericanos pero sí te pagan un porcentaje en derecho de autores, lo que hace que subiera la cantidad dineraria ganada. Sería difícil que ellos también vivieran sólo del cómic. Realizan otros trabajos como la ilustración o portadas de libros.
Javier.- Así es, autores norteamericanos que publican con cierta regularidad tampoco económicamente viven muy bien. De hecho, según ellos, sobreviven porque publican en varios países. Encontraríamos soluciones también si recibiéramos más ayuda de los periodistas, venderíamos más con los mismos medios. Por eso, en contra de algunos dibujantes, no es cuestión de calidad.
Dario.- Pero los medios, sobre todo gráficos, no se preocupan. Que algunos periódicos nacionales comenten música y no el cómic es absurdo. Desde hace varios años el cómic es parte de la cultura. Me parece una ceguera desde los medios de comunicación.
Javier.- Crear opinión es importante. Por ejemplo, en el programa Lo + Plus que entrevisten a un dibujante importante como Miguelanxo Prado. Al día siguiente en un suplemento cultural aparece lo que ha dicho, seguro que vendería más. Así se llega a conocer. Reconozco que muchos libros o discos los he visto por primera vez a través de una crítica. Y, vas y te lo compras.
Dario. No hay que ser fanático para enterarte de lo que ocurre en otras artes como la música y, sin embargo, sí hay que serlo en cuanto al cómic.
Javier.- De todas formas éste es uno de los factores de muchos que hay. Solucionas esto, pero quedan otros.
Dario. Que llegue a la tele el cómic sería ideal, pero sin embargo, deberíamos aparecer al menos en los suplementos culturales.
Javier.- Habría que tener en cuenta que ahora es minoritario. Si eso lo asumimos, quizás, irían mejor las cosas.
Dario. Es minoritario, vale, pero tiene valores mayoritarios.
Javier.- De acuerdo, no tenemos que verlo como algo minoritario, porque tiene un lenguaje tan fácil que podría ser mayoritario.
Dario.- Sí, pero pertenece a la cultura popular no a la elistista

Claro, es tan obvio esto, que a los aficionados quizás nos irrita que no llegue más lejos.
Dario.- Y más, cuando cada medio es ideal para una cosa. En el cómic tienes plena libertad. Se debe a que no hay industria y entonces no está tan vigilado ideológicamente.
Javier.- Eso es así, al no ser un medio tan aceptado, no está tan seguido. Esto no ocurre en Francia, por ejemplo. Allí se vigila más lo que se está haciendo aquí. Que hubiera industria no estaría mal, porque perderíamos la libertad, pero haría que se publicara más cantidad y calidad. Que haya una industria no sería nada malo. Publicaríamos en revistas canalizadas por ella (con todo lo bueno y malo que tienen) o seguir publicando en revistas underground.

Eso ocurre por ejemplo en el cine, con la industria y el llamado independiente.
Javier.- Lo malo es que nosotros no tenemos esa alternativa. Para ello nos tendríamos que ir a publicar a Francia o Estados Unidos.
Dario.- Esa es una buena solución.

¿Es difícil ser dibujante de tebeos?
Javier.- Los dibujantes de cómic tenemos que dominar diversas facetas como el sentido del tiempo, la composición, el color y ser virtuoso con el lápiz y la pluma. Por ejemplo, el lugar para ubicar los bocadillos supone tener un sentido de la composición, ya que depende de eso. Esto condiciona totalmente el plano en la viñeta.
Dario.- En este caso, cuando empezaba allí por Argentina enseñando mi carpeta, me decían "no" porque se nota que eres un principiante ya que haces los bocadillos muy grandes respecto al dibujo o incluso esto no se va a leer. También en cuanto a la narración.

¿Utilizáis un estilo o técnica diferente a la hora de ilustrar y dibujar cómics?
Javier.- Al principio quería tener varias fórmulas para ilustraciones infantiles, ilustraciones de prensa, posters o cómic entre otras. Quería ser estanco, pero no puede ser. Comienzan a mezclarse unas cosas con otras. Hay elementos o rasgos que van entrelazándose o son permeables, que yo creía impermeables. Me he dado cuenta que una cosa que resuelvo de una forma en una ilustración y después la utilizo en la animación.
Dario.- Para mí, todo te sirve para evolucionar en cualquier trabajo que realizas.

¿Es más gratificante el cómic que otras facetas artísticas?
Dario.- Sí. A veces me encuentro haciendo historietas para fanzines en los que no cobro. Del cómic lo que más me gusta es, aparte de cómo narrar ( la secuencia de viñetas), que el diseño de páginas quede bien.
Javier.- Es más gratificante.

El cómic contiene narrativa, dibujo y diseño. Es como un resumen de otras artes, pero que nace antes: ¿los personajes o la idea?
Dario.- A veces la idea y en otras ocasiones es el personaje.
Javier.- Lo mismo me ocurre a mí.

En cuanto al ámbito de los personajes, os diferencia que Dario tiene personajes fijos mientras que Javier no. ¿Por qué?
Dario.- Porque trabajo en la historieta humorística y aquí se utilizan más. Además tienes que crearle todo un universo alrededor.
Javier.- Eso también tiene que ver con la frecuencia con la que trabajas. Si es puntual, esporádica, entonces no puedes utilizar un personaje fijo, porque este está "muerto" o incluso no te gusta cuando vuelves a él ocho meses después. Debe tener una vida real semanal o mensual. Ahora para la revista Tretze estoy haciendo una serie con personajes fijos. Ahí si estoy utilizando uno. Por cierto, este proceso me cuesta mucho trabajo porque no estoy acostumbrado a utilizarlos.

Pero así tienen la obra muy dispersa, la única solución es recopilarlos en álbumes ¿Os gusta os editen estos recopilatorios en qué aparecen también historietas antigüas o que no os gusten?
Javier.- Lo hago porque a mí me gusta que lo hagan con autores que a mi me gustan. No miro mi criterio sino el del público.
Dario.- Claro, aunque hay cosas que a uno no le gusten.
Javier.- Que no te gusten cosas que hacías antes, es normal. Vas evolucionando.

Por lo que vemos, Javier Olivares utiliza poco el color y Dario sí.
Javier.- No es así. En historieta no lo utilizo. Él sí porque publica en revistas donde te piden color.
Dario. Sin embargo, hago mucha prensa donde pongo blanco y negro. Javier utiliza color para revistas e ilustración infantil.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres